SINDICALISMO DEL SIGLO XXI


El sindicato, la asociación de trabajadores, que por antonomasia ha vertebrado durante más de 100 años la historia del movimiento obrero está en crisis. El sindicalismo actual no es reconocido como algo “suyo” por la población trabajadora. Se ha tornado en maquinaria burocrática para conseguir privilegios y escapar de las condiciones de trabajo que impone en esta sociedad el capital. Su alianza con el capital y el Estado lo han convertido en una articulación más del cuerpo institucional encargado del control social. Y por si todo ello fuera poco, lo distintivo del sindicalismo actual es su corporativismo, la reducción de su actividad, de su afiliación y de su gestión. 

La acción sindical se reduce a conformar salarios a los efectos de tratar de mantener el poder adquisitivo , siendo muy pocos los gremios privados donde todavía son respetadas, las garantías sindicales y las condiciones laborales estipuladas en los Convenios Colectivos de Trabajo. Con estas prácticas, poco a poco se ha ido perdiendo el carácter de clase de las organizaciones sindicales, ya que la mayor parte de la clase trabajadora vive y labora soportando la ley de la “selva” donde impera el dominio del capital, que convierte a la precariedad en la energía principal de las relaciones de producción, de las relaciones sociales: paro, precariedad, trabajo negro, informal o no remunerado son las condiciones de vida de una clase obrera joven y feminizada que desprecia o ignora el sindicato que conocen, el sindicalismo de la segunda mitad del siglo XX que agoniza. 

Soportar la precariedad, manifestar ignorancia y desprecio hacia el sindicalismo institucional no significa sumisión debe servir para que entre todos los trabajadores generemos los dirigentes que nos merecemos, dirigentes que breguen por el bienestar de sus pares y participen en las discusiones de cual es el país que queremos con inclusión social hacia todos los sectores. Hoy tenemos nuevos desafíos, como la tecnología que quita puestos de trabajo , pero la tecnología por si sola no consume , entonces el  debemos  encontrar el equilibro entre el uso de la misma  y la mantencion del empleo . Nosotros ,SITFAR somos un sindicato joven que quiere volver a las fuentes , a estar al lado del compañero, beber lo bueno de  la historia sindical argentina  y embriagarnos de principios para llevarlos a la practica cotidiana.

Hay que volver la vista a la historia del movimiento obrero, la evolución del sindicalismo, la organización del trabajo y el control social, para contribuir a sentar las bases del sindicalismo alternativo. Esta es una modesta aportación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s