SE FUE UN GRAN DIRIGENTE: RAIMUNDO ONGARO

RAIMUNDO ONGARO

“Mis estudios los hice en un colegio religioso. Era el primero en todo. Por eso los curas me insistían en que siguiera la carera de sacerdote. Si no –me decían- Dios me iba a castigar. Yo siempre me identifiqué con la imagen de Jesús. Pero me dí cuenta que Jesús estaba con los pobres por eso decidí unirme a ellos”. Así cuenta Raimundo Ongaro su opción vocacional. Pasó de ser compositor, profesor de música y director de orquesta en su juventud, a trabajar como obrero gráfico y de allí dio el salto hacia la dirigencia sindical. Fue Secretario General de la legendaria CGT de los Argentinos. Sufrió encarcelamientos, allanamientos, secuestros y humillaciones varias. Pero nunca quiso abandonar su país. Sólo cuando le asesinaron un hijo resolvió cambiar de postura y marchar hacia el exilio. 

Denunció a través del mundo la represión en Argentina, mientras se prohibía mencionar su nombre en cualquier medo de difusión del país. Sin embargo, Ongaro continuó siendo el símbolo del gremialismo combativo para el movimiento obrero. Místico, estudioso,   no se propuso nuevas metas. Solo continuar luchando por las justas reivindicaciones de los trabajadores.

A los 92 años falleció ayer el histórico dirigente gráfico Raymundo Ongaro, fundador en 1968 de la combativa “CGT de los Argentinos”, durante la dictadura de Juan Carlos Onganía. Nacido en 1924 en Mar del Plata, Ongaro murió en su casa de Los Polvorines, en el partido de Malvinas Argentinas, y será enterrado en el cementerio de San Miguel.

En 1968, durante la dictadura de Onganía, Ongaro fundó la CGT de los Argentinos, un espacio sindical que rompió con la línea “colaboracionista” que planteaba el sector que lideraba el metalúrgico Augusto Timoteo Vandor. Esa central, opuesta a las 62 organizaciones peronistas que encabezaba José Ignacio Rucci adoptó un perfil combativo ante la dictadura militar.

Si bien Ongaro fue acusado de izquierdista por los sectores ortodoxos del gremialismo, el dirigente gráfico propició el acercamiento a la CGTA a las concepciones revolucionarias que desde el justicialismo propugnaba John William Cooke.

Este espacio sindical contó además con la adhesión de periodistas y escritores como Rodolfo Walsh,   y Rogelio García Lupo, quienes participaron del periódico de la CGT de los Argentinos. 

Ongaro respaldó, en 1969, desde su posición en la CGTA el alzamiento obrero del Cordobazo. Fue detenido junto a dirigentes como Agustín Justo, Elpidio Torres, y al recuperar su libertad fundaría el movimiento de Peronismo de Base.

Su oposición a los sectores de la derecha peronista, encabezados por el ministro José López Rega, determinarían que en 1975 fuera detenido y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional en el marco del Estado de Sitio impuesto por Isabel Perón.

En prisión recibió la noticia del asesinato de uno de sus hijos, Alfredo Máximo, a manos de la Triple A, y tras gestiones de sus familiares pudo dejar el país e iniciar un exilio que concluiría con la llegada de la democracia.

Durante el gobierno de Raúl Alfonsín retomó la actividad gremial en sindicato gráfico y en 1989 prestó su apoyo a la candidatura presidencial del dirigente justicialista y gobernador de La Rioja, Carlos Menem.Durante la crisis del 2001 asumió desde su gremio una postura de respaldo a la recuperación de fábricas y las experiencias cooperativas que se gestaron en esos conflictivos días.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s