SINDICALISMO DEL SIGLO XXI


El sindicato, la asociación de trabajadores, que por antonomasia ha vertebrado durante más de 100 años la historia del movimiento obrero está en crisis. El sindicalismo actual no es reconocido como algo “suyo” por la población trabajadora. Se ha tornado en maquinaria burocrática para conseguir privilegios y escapar de las condiciones de trabajo que impone en esta sociedad el capital. Su alianza con el capital y el Estado lo han convertido en una articulación más del cuerpo institucional encargado del control social. Y por si todo ello fuera poco, lo distintivo del sindicalismo actual es su corporativismo, la reducción de su actividad, de su afiliación y de su gestión. 

La acción sindical se reduce a conformar salarios a los efectos de tratar de mantener el poder adquisitivo , siendo muy pocos los gremios privados donde todavía son respetadas, las garantías sindicales y las condiciones laborales estipuladas en los Convenios Colectivos de Trabajo. Con estas prácticas, poco a poco se ha ido perdiendo el carácter de clase de las organizaciones sindicales, ya que la mayor parte de la clase trabajadora vive y labora soportando la ley de la “selva” donde impera el dominio del capital, que convierte a la precariedad en la energía principal de las relaciones de producción, de las relaciones sociales: paro, precariedad, trabajo negro, informal o no remunerado son las condiciones de vida de una clase obrera joven y feminizada que desprecia o ignora el sindicato que conocen, el sindicalismo de la segunda mitad del siglo XX que agoniza. 

Soportar la precariedad, manifestar ignorancia y desprecio hacia el sindicalismo institucional no significa sumisión debe servir para que entre todos los trabajadores generemos los dirigentes que nos merecemos, dirigentes que breguen por el bienestar de sus pares y participen en las discusiones de cual es el país que queremos con inclusión social hacia todos los sectores. Hoy tenemos nuevos desafíos, como la tecnología que quita puestos de trabajo , pero la tecnología por si sola no consume , entonces el  debemos  encontrar el equilibro entre el uso de la misma  y la mantencion del empleo . Nosotros ,SITFAR somos un sindicato joven que quiere volver a las fuentes , a estar al lado del compañero, beber lo bueno de  la historia sindical argentina  y embriagarnos de principios para llevarlos a la practica cotidiana.

Hay que volver la vista a la historia del movimiento obrero, la evolución del sindicalismo, la organización del trabajo y el control social, para contribuir a sentar las bases del sindicalismo alternativo. Esta es una modesta aportación.

Sueldo anual complementario (S.A.C.)

Ley 27073 – Modificación Ley de Contrato de Trabajo

CONTRATOS DE TRABAJOLey 27.073Ley 20.744. Modificación.Sancionada: Diciembre 10 de 2014Promulgada de Hecho: Enero 09 de 2015El Senado y Cámara de Diputadosde la Nación Argentinareunidos en Congreso, etc.sancionan con fuerza deLey:ARTÍCULO 1° — Modifícase el artículo 122 del Régimen de Contrato de Trabajo aprobado por la ley 20.744, (t.o. 1976) y sus modificatorias, el que queda redactado de la siguiente forma:‘Art. 122.- El sueldo anual complementario será abonado en dos (2) cuotas: la primera de ellas con vencimiento el 30 de junio y la segunda con vencimiento el 18 de diciembre de cada año.

El importe a abonar en cada semestre será liquidado sobre el cálculo del cincuenta por ciento (50%) de la mayor remuneración mensual devengada por todo concepto dentro de los dos (2) semestres que culminan en los meses de junio y diciembre de cada año.A fin de determinar la segunda cuota del sueldo anual complementario, el empleador debe estimar el salario correspondiente al mes de diciembre. Si dicha estimación no coincidiere con el salario efectivamente devengado, se procederá a recalcular la segunda cuota del sueldo anual complementario.La diferencia, que resultare entre la cuota devengada y la cuota abonada el 18 de diciembre se integrará al salario del mes de diciembre.’

SITFAR TE RECUERDA – VACACIONES

ARTÍCULO 151 (Requisitos para su goce – Comienzo de la licencia). El trabajador, para tener derecho cada año al beneficio establecido en el artículo 150 de esta ley, deberá haber prestado servicios durante la mitad, como mínimo, de los días hábiles comprendidos en el año calendario o aniversario respectivo. A este efecto se computarán como hábiles los días feriados en que el trabajador debiera normalmente prestar servicios.

La licencia comenzará en día lunes o el siguiente hábil si aquél fuese feriado.

Tratándose de trabajadores que presten servicios en días inhábiles, las vacaciones deberán comenzar al día siguiente a aquél en que el trabajador gozare del descanso semanal o el subsiguiente hábil si aquél fuese feriado.Para gozar de este beneficio no se requerirá antigüedad mínima en el empleo.

 ARTÍCULO 152 (Tiempo trabajado – Su cómputo). Se computarán como trabajados, los días en que el trabajador no preste servicios por gozar de una licencia legal o convencional, o por estar afectado por una enfermedad inculpable o por infortunio en el trabajo, o por otras causas no imputables al mismo.

 ARTÍCULO 153 (Falta de tiempo mínimo – Licencia proporcional). Cuando el trabajador no llegase a totalizar el tiempo mínimo de trabajo previsto en el artículo 151 de esta ley, gozará de un período de descanso anual, en proporción de un (1) día de descanso por cada veinte (20) días de trabajo efectivo, computable de acuerdo al artículo anterior.

En el caso de suspensión de las actividades normales del establecimiento por vacaciones por un período superior al tiempo de licencia que le corresponda al trabajador sin que éste sea ocupado por su empleador en otras tareas, se considerará que media una suspensión de hecho hasta que se reinicien las tareas habituales del establecimiento. Dicha suspensión de hecho quedará sujeta al cumplimiento de los requisitos previstos por los artículos 218 y siguientes, debiendo ser previamente admitida por la autoridad de aplicación la justa causa que se invoque. 

 ARTÍCULO 154 (Época de otorgamiento – Comunicación). El empleador deberá conceder el goce de vacaciones de cada año dentro del período comprendido entre el 1º de octubre y el 30 de abril del año siguiente. La fecha de iniciación de las vacaciones deberá ser comunicada por escrito, con una anticipación no menor de cuarenta y cinco (45)-en el caso de farmacia son 60 dias de anticipación– días al trabajador, ello sin perjuicio de que las convenciones colectivas puedan instituir sistemas distintos acordes con las modalidades de cada actividad.

 Cuando las vacaciones no se otorguen en forma simultánea a todos los trabajadores ocupados por el empleador en el establecimiento, lugar de trabajo, sección o sector donde se desempeñe, y las mismas se acuerden individualmente o por grupo, el empleador deberá proceder en forma tal para que a cada trabajador le corresponda el goce de éstas por lo menos en una temporada de verano cada tres períodos.

 ARTÍCULO 155 (Retribución). El trabajador percibirá retribución durante el período de vacaciones, la que se determinará de la siguiente manera:

a) Tratándose de trabajos remunerados con sueldo mensual, dividiendo por veinticinco (25) el importe del sueldo que perciba en el momento de su otorgamiento.

b) Si la remuneración se hubiere fijado por día o por hora, se abonará por cada día de vacación el importe que le hubiere correspondido percibir al trabajador en la jornada anterior a la fecha en que comience en el goce de las mismas, tomando a tal efecto la remuneración que deba abonarse conforme a las normas legales o convencionales o a lo pactado, si fuere mayor. Si la jornada habitual fuere superior a la de ocho (8) horas, se tomará como jornada la real, en tanto no exceda de nueve (9) horas. Cuando la jornada tomada en consideración sea, por razones circunstanciales, inferior a la habitual del trabajador la remuneración se calculará como si la misma coincidiera con la legal. Si el trabajador remunerado por día o por hora hubiere percibido además remuneraciones accesorias tales como por horas complementarias, se estará a lo que prevén los incisos siguientes.

La retribución correspondiente al período de vacaciones deberá ser satisfecha a la iniciación del mismo.

 

LICENCIA ANUAL ORDINARIA: El Trabajador gozará de un período continuado de descanso anual remunerado, por los siguientes plazos: a) de 17 (diecisiete) días corridos cuando la antigüedad en el empleo no exceda de 5 (cinco) años. b) de 26 (veintiséis) días corridos cuando siendo la antigüedad mayor de 5 (cinco) años, no exceda de 10 (diez) años. c) de 35 (treinta y cinco) días corridos cuando la antigüedad sea mayor de 10 (diez) años. Los Trabajadores que no cuenten con la antigüedad mínima se regirán por las disposiciones.


ANTE CUALQUIER DUDA O ACLARACION, SE PUEDEN COMUNICAR CON S.I.T.F.A.R.

LAS RELACIONES LABORALES COMO LOS CANGREJOS VAN PARA ATRÁS – VOLVEMOS A LOS 90.

La primera ronda de medidas de la reforma laboral tiene un fuerte aroma noventista. Vuelven las pasantías, se anuncia un jubileo impositivo y menos impuestos a empresas.

Luego del triunfo logrado en las elecciones legislativas del pasado 22 de octubre el gobierno  se dispone a avanzar en algunas medidas que considera cruciales. Entre ellas se encuentra la llamada “reforma laboral”, que junto con la tributaria serían las metas más ambiciosas que el gobierno se propone encarar.  

 que es encarar los cambios en las condiciones de trabajo enviando al congreso una ley de reforma cuando antes había manifestado que seria mediante convenios colectivos los posible cambios.

La estrategia definida tendrá entonces dos líneas de acción: la primera, ir negociando y avanzando en aspectos parciales que introduzcan modificaciones en la legislación. Eso lo empezamos a ver  ya que  el gobierno convocó a los gremios para avanzar con medidas para un “blanqueo laboral”, que consisten básicamente en una eliminación de aportes para los escalones más bajos de aportantes, y la reintroducción del régimen de pasantías, restringido en 2008 por la Ley 26.427, sancionada ante la amplia evidencia de prácticas abusivas que habilitaba este régimen, ampliamente utilizado hasta entonces incluso por el propio estado nacional como forma encubierta para contratar personal permanentemente precarizado Paralelamente, la cartera laboral apuntará a la negociación de modificaciones por la vía de los convenios, como ya empezaron a hacer en el sector petrolero en Neuquén (para trabajadores de las explotaciones no convencionales o “shale”) y Chubut (convencionales y no convencionales) y para el sector público nacional El régimen de pasantías, que ahora se presentan bajo el eufemismo de “prácticas formativas”, es para muchos trabajadores sinónimo de precarización. Desde 1992 se contemplan en el país las pasantías universitarias. Aunque formalmente se trataba de un régimen temporario para jóvenes que pudieran acceder a una primer experiencia laboral, a cambio de lo cual las empresas se beneficiaban con la exención de cargas sociales, fue en una abrumadora cantidad de casos convertido en una forma de empleo por un período prolongado, que permitía a las empresas reducir sensiblemente los salarios pagados y limitaba los derechos del personal.  

El segundo aspecto anticipado por el gobierno a los gremios, pasa por el impulso al blanqueo laboral mediante una reducción de las cargas patronales para los sueldos más bajos (con un tope que según se conoció podría llegar hasta 15 mil pesos). Se trata de otra medida con fuertes reminiscencias noventistas. Durante los años de Menem con Domingo Cavallo al frente del ministerio de Economía, se introdujo una fuerte rebaja de las contribuciones patronales a la seguridad social, que pasaron de 33 % del salario bruto a 17,7 % (en 2002 se elevó a 23,7 %). De más está decir que dicha medida no se tradujo en ninguna reducción del nivel de desempleo, que para finales de la década de los ’90 y comienzos del nuevo milenio estaban en los niveles históricos más elevados de los que haya registro en el país. Igual éxito tuvo el blanqueo para mipymens impulsado en 2014 mediante la Ley 26.940, que permite no pagar contribuciones patronales durante el primer año de contratación, y afrontar sólo un 25 % de las mismas durante el segundo año, en el caso de las empresas que tengan hasta 15 trabajadores, y pagar sólo un 50 % de las mismas durante los dos primeros años en el caso de las empresas que tengan entre 16 y 80 trabajadores. Esta ley fue prorrogada en agosto de 2017 por un año. También existen vigentes otras normativas (el decreto 814/01 y la reglamentación de AFIP RG 1069) que permiten deducir las contribuciones patronales de Ganancias o computarlas para el IVA. Todo esto no impidió que el empleo no registrado (“en negro”) siguiera afectando invariablemente a más de un tercio de la clase trabajadora.

¿Será el blanqueo el preámbulo para una nueva baja generalizada de las contribuciones patronales como la que se produjo en lo años de Menem? Sin duda es lo que esperan los grandes empresarios, que vienen reclamando no quedarse afuera de esta disminución de costos laborales. El siempre recalcitrante Cristiano Ratazzi, presidente de Fiat Argentina, afirmó que las empresas pagan un 56 % al Estado de lo que va al bolsillo del trabajador, mientras que en México sería de 15 %. Ignoramos cuáles son sus fuentes, pero el documento “Impuestos sobre los salarios en América Latina y el Caribe” publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) en 2016 desmiente que la brecha sea tan elevada. La llamada “cuña fiscal” que recae sobre el empleador, llega en la Argentina a 21,2 %, mientras que en México es de 17,9 %. El nivel de contribuciones que rige en el país es superado por el de Brasil (25,5 %) y Colombia (24,7 %). Por otra parte, la existencia de numerosos regímenes que reducen los aportes, que en algunos casos como los vigentes para Tierra del Fuego benefician no sólo a Pymes sino también a grandes empresas, reducen sensiblemente el peso que tienen las contribuciones patronales. En 2016 las mismas llegaron a un monto equivalente al 15 % de la masa salarial.

La primera ronda de medidas que el gobierno se prepara para implementar es un marcado revival de los años ’90. Aunque se prometen como iniciativas para crear empleo y mejorar la perspectiva de los trabajadores gracias a una “modernización” de las relaciones laborales (término que también estaba en danza en esos tiempos), se trata de una película que ya conocemos. Termina con un fuerte deterioro en las condiciones de trabajo -que ya de por sí se encuentran marcadas por una altísima proporción de trabajadores en la informalidad y múltiples dimensiones de precariedad en el empleo formal-, una regresión en la distribución del ingreso, y un desfinanciamiento previsional.  

SITFAR EN DERECHO

EL DIA 9 DE NOVIEMBRE SITFAR SE HIZO PRERSENTE UNA VEZ MAS EN LA FACULTAD DE DERECHO.  A LOS EFECTOS DE DAR UNA CHARLA , INTERCAMBIAR IDEAS Y PRODUCIR EL DEBATE CON ALUMNOS DEL ULTIMO AÑO DE LA CARRERA DE ABOGACIA.

ESTA ACTIVIDAD NO ES LA PRIMERA VEZ QUE SE REALIZA YA QUE LO QUE SE BUSCA ES TRANSMITIR A LOS FUTUROS ABOGADOS, QUE EXISTE OTRA CLASE DE DIRIGENTES SINDICALES. QUE CONVIVEN DIARIAMENTE CON SUS COMPAÑEROS, LOS DEVENIRES DE TODA RELACION LABORAL. TAMBIEN SE LES INFORMO SOBRE  LAS PAUPERRIMAS CONDICIONES LABORALES DE LA ARGENTINA. DONDE NO SIEMPRE SE CUMPLE CON LOS CONVENIOS COLECTIVOS Y LAS LEYES VIGENTES. SE PRODUCEN DEBATES INTERESANTES, DADO LA AVIDEZ DE LOS ALUMNOS PARTICIPANTES EN CONOCER, DE PROPIA BOCA DE LOS DIRIGENTES LAS REALIDADES QUE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NO REFLEJAN.  ESTAMOS CONVENCIDOS QUE LA MEJOR MANERA DE MODIFICAR LOS PRECONCEPTOS QUE EXISTEN SOBRE EL SINDICALISMO, ES ESTAR EN DIALOGO CONSTANTE CON LA SOCIEDAD, DEMOSTRANDO QUE EXISTE OTRA CLASE DIRIGENTE.

SEGUIREMOS EN ESTE CAMINO, YA QUE EN LA INTERACCION CON DISTINTOS SECTORES DE LA SOCIEDAD, SERVIRA PARA CONCRETAR UNA SOCIEDAD MEJOR. 

Concurrentes de SITFAR :

EDUARDO FERNANDEZ        Secretario General

LUIS GONZALEZ                    Secretario Gral Adjunto     

RODOLFO MARTINEZ           Secretario Gremial    

FRANCISCO RUFINO             Apoderado SITFAR

LXII CONGRESO ORDINARIO F.A.T.F.A.

Los días 25 y26  de Octubre se llevo a cabo en la ciudad de Mar del Plata el 62 Congreso Ordinario de FATFA   . Durante el congreso mencionado, se analizo la realidad política/económica/institucional de nuestro país, al concurrir 32 sindicatos representativos de todas las provincias se pudo intercambiar las experiencias y las distintas realidades de cada región. En el mismo marco con la concurrencia de 167 congresales se plantearon distintas posturas e interpretaciones sobre el rumbo político que se lleva adelante en nuestro país, por estos días. Se analizo también el posicionamiento sindical de la FATFA ante este nuevo escenario donde se analizo la posibilidad de una reforma a las leyes laborales vigentes, esto hizo que se produjera un amplio debate, donde hubo posiciones de todo tipo llegando a la conclusión de desde nuestro sector no aceptaremos la imposición de modificaciones que cercenen los derechos de los trabajadores, que se consiguieron a fuerza de lucha y sangre, por eso exigimos que los diputados y senadores den el debate que corresponde al lado de los trabajadores y no sometidos al poder economico de turno , esto lo manifestaremos  en los ámbitos que corresponda, a los efectos de generar espacios de discusión para buscar un objetivo común a los trabajadores donde se puedan encontrar soluciones a las problematicas del sector laboral. Tambien  se ratifico la representación de los actuales paritarios en las discusiones paritarias futuras, como asimismo también los canales de difusión (Revista-Television) que permiten llegar a un amplio sector de la población no necesariamente trabajadores de farmacia. Queremos aclarar que los compañeros representantes de SITFAR ( Eduardo Fernandez-Luis Gonzalez-Rodolfo Martinez) congresales titulares, tuvieron una amplia participación en estos debates, avalando las ponencias presentadas por el magno congreso, no sin antes dejar en claro su  postura ante distintas circunstancias presentadas.

NO PODEMOS FINALIZAR ESTA NOTA, NO SIN ANTES DESTACAR LA EXCELENTE RECEPCIÓN Y  EL TRATO DURANTE TODAS LAS ARDUAS Y LARGAS JORNADAS DE DEBATE QUE NOS BRINDARON TODOS LOS COMPAÑEROS/AS  DE CEFAMAR ,  CON LA CONDUCCION DEL SINDICATO DE MAR DEL PLATA POR PARTE DE LA COMPAÑERA GRACIELA AUDINE Y SU COMISION DIRECTIVA ,  QUE ESTUVIERON SIEMPRE ATENTOS A QUE LA ESTADIA EN DICHA CIUDAD , SEA  LO MAS AMENA POSIBLE.

DÍA DE LA MILITANCIA

Si bien el Día de la Militancia conmemora el primer regreso de Juan Domingo Perón a la Argentina tras 17 años de exilio y, con esto, el reencuentro con los militantes que pugnaban con fervor por el regreso de su líder, es importante destacar -y celebrar- que en la Argentina actual la participación política no es una antigüedad, un hecho del pasado, sino que se gesta y recrea día a día a través de los miles de jóvenes que encuentran en ella una herramienta de transformación y construcción cotidiana.

No cabe duda de que las épocas han cambiado, pero la militancia que hasta hace no mucho parecía dormida logró reinventarse, y se diversifica en incontables experiencias de participación política, con el objetivo de encontrar su propio lenguaje en un mundo dinámico, para hacerle frente a la despolitización que durante años la cercaba.

Quizás es por esto que con el ejercicio imperecedero de la memoria no solo se recuerda en ese día a los militantes de “la gloriosa JP”, sino que se celebra la posibilidad de que en la Argentina del siglo XXI, el pueblo y, particularmente, los jóvenes, encuentren en ella la respuesta para seguir construyendo una democracia más inclusiva y participativa.

En la mañana lluviosa del 17 de noviembre de 1972, tras 17 años de exilio en Madrid y proscripción, el general Juan Domingo Perón regresaba a la Argentina, en un hecho que se transformó en uno de los más emblemáticos de la historia argentina del siglo veinte, y que devino en la conmemoración del Día de la Militancia.

El contexto social y político era agitado. Meses antes del regreso, el 22 de agosto, 16 presos políticos habían sido asesinados en la Base Aeronaval Almirante Zar, una dependencia de la Armada Argentina próxima a la ciudad de Trelew, Chubut, en el marco de un hecho de terrorismo de Estado perpetrado durante la dictadura del general Alejandro Lanusse.

Las víctimas de la masacre de Trelew eran miembros de distintas organizaciones armadas peronistas y de izquierda, que estaban presos en el penal de Rawson, capturados tras un intento de fuga, y ametrallados posteriormente por marinos dirigidos por el capitán de corbeta Luis Emilio Sosa.

“Nosotros queremos que el 17 de noviembre, el día de la llegada del General Perón de regreso a su patria sea un día de paz, pero no podemos prever la acción de grupos provocadores que intenten frenar la alegría del pueblo y, en ese caso, no podemos garantizar lo que va a suceder”, había dicho el 15 de noviembre en conferencia de prensa Juan Manuel Abal Medina, el entonces joven Secretario general del Partido Justicialista (PJ).

“Si Perón no regresa, es porque no le da el cuero para venir”, había llegado a decir Lanusse en  los meses previos al retorno, y decretó que el viernes 17 fuera feriado con el objetivo de desalentar la bienvenida popular en Ezeiza. El desafío no hizo más que aumentar las diferencias entre peronistas y antiperonistas. “Perón presidente, Lanusse que reviente” y “¡Lanusse, marmota, Perón va a venir cuando le canten las pelotas!”, eran algunos de los cánticos de la Juventud Peronista en los actos y movilzaciones, en una clara respuesta al régimen.

Debido al temor de que se produjera un levantamiento popular, Lanusse ordenó entonces un estricto operativo militar en las proximidades del aeropuerto, para evitar que los militantes se reencontrasen con Perón. Sin embargo, pese a las prohibiciones vigentes, miles de personas se dirigieron al lugar para recibir a su líder.

El 15 de noviembre, desde Roma, Perón, preocupado, había enviado un mensaje dirigido “a todo el pueblo peronista”: “Como en los viejos tiempos, quiero pedir a todos los compañeros de antes y de ahora, que dando el mejor ejemplo de cordura y madurez política nos mantengamos todos dentro del mayor orden y tranquilidad. Mi misión es de paz y no de guerra”.

A las 11.20 de la mañana del 17, el DC-8 Giuseppe Verdi de la compañía Alitalia aterrizaba en Ezeiza y Perón pisaba otra vez suelo argentino.

Tras permanecer retenido en el hotel de Ezeiza, recién en la mañana siguiente Perón abandonó el lugar para dirigirse a la residencia en Gaspar Campos, Olivos, lugar que por entonces se convertiría en un destino de peregrinaje para los militantes peronistas, a quienes se conmemora en este día.

 Militancia, por Ernesto Jauretche

Su proceder está guiado por un precepto evangélico: luchar por la igualdad entre todos los seres humanos. Su enorme tarea se inscribe en un paradigma fraterno: “ningún ciudadano se realiza en una Nación que no se realiza”. La cultura de la solidaridad y el trabajo le marcan el norte de las utopías revolucionarias. Arrastrando este sublime bagaje, caerá mil veces; encontrará energía en el servicio a sus semejantes y mil veces se levantará. Su paso por la historia sólo está justificado si es capaz de honrar la vida: defender los derechos sociales y políticos de los desposeídos, y sostener a ultranza, poniendo el cuerpo si es preciso, una inquebrantable lealtad con el pueblo que le da su aliento. Se apega a los principios éticos que hacen mejores a todos los humanos y ejerce las conductas morales escritas en la conciencia colectiva. Por eso el militante sólo existe como héroe colectivo; no puede expresarse como individuo sino dentro de LA MILITANCIA. Hoy, cachuza, desperdigada y diezmada, esa tropa obstinada en escribir día a día la historia argentina vuelve a encontrar un rumbo y una esperanza. Hacen frente a un enemigo implacable: “la raza maldita de los explotadores” y sus mandaderos: los que tienen, siéndolo o no, “alma de oligarcas”. Para defender el sueño de una patria justa, libre y soberana, soldados incansables de la igualdad, la libertad y la democracia alimentarán la llama inextinguible de nuestra pasión argentina. El aluvión de la militancia popular se levantará otra vez como el batallón escogido de un ejército invencible: el de la clase trabajadora argentina.


 

Día de la lealtad Peronista

Ante la profundización del enfrentamiento social entre las organizaciones obreras y empresariales, se aceleró el acercamiento político entre Juan D. Perón y el sindicalismo. Además, Perón iba ganando cada vez más poder dentro del gobierno, llegando a ejercer simultáneamente la Secretaría de Trabajo, el Ministerio de Guerra y la Vicepresidencia.

Sin embargo, el panorama en 1945 no se presentaba del todo favorable para la nueva alianza social liderada por Perón. A la oposición de los industriales y terratenientes se sumaron la casi totalidad de los partidos políticos, asociaciones profesionales, gran parte de la comunidad universitaria y aquellos sindicatos que no acordaban con las propuestas de Perón y que reclamaban la democratización del país. También tuvo una activa participación el secretario de Asuntos Latinoamericanos de la Embajada de los Estados Unidos, Spruille Braden, quien reclamó el apoyo de la Argentina a los Aliados y denunció al gobierno como simpatizante de los países del Eje.

Ante la ofensiva de la oposición, la mayoría de los militares que integraban el gobierno de Farrell creyeron que era necesario deshacerse del sector político liderado por Perón, considerado el más irritante por la oposición y muy peligroso por su avance sobre distintas áreas del Estado.

El 19 de septiembre de 1945 la oposición al gobierno de Farrell convocó a una concentración pública. Exigían la renuncia del gobierno y la entrega del poder a la Corte Suprema hasta la convocatoria a elecciones. “La composición del público reunido era -afirma el historiador Félix Luna-, a ojos vista, de clase media para arriba”.

La concentración desfiló desde el Congreso de la Nación hasta la Plaza Francia, en la Recoleta. Estaba encabezada por grandes cartelones con las caras de Rivadavia, Sarmiento, San Martín, Moreno, Urquiza y Roque Sáenz Peña, y por conocidos políticos como el socialista Alfredo Palacios, el comunista Pedro Chiaranti, los conservadores Joaquín de Anchorena y Antonio Santamarina, figuras reconocidas del radicalismo, y el representante de la embajada norteamericana, Spruille Braden. Una de las consignas más gritadas por los participantes fue: “A Farrell y a Perón hoy le hicimos el cajón.”

Exigieron a Perón la renuncia a sus cargos y lo llevaron detenido a la isla Martín García.

En medio de un clima de agitación obrera, el Comité Central Confederal de la CGT había declarado la huelga general para el 18, para reclamar ante el gobierno el mantenimiento de los beneficios laborales obtenidos durante la gestión de Perón. La mañana del 17, grandes masas de trabajadores del conurbano marcharon hacia Plaza de Mayo para exigir la liberación del exsecretario de Trabajo y Previsión. Allí permanecieron todo el día, mientras el gobierno negociaba con el comité de huelga y con el mismo Perón. Por la noche, luego de que el gobierno aceptara reemplazar su gabinete por otro “adicto” a Perón, éste dirigió un discurso a los movilizados.

En los días que siguieron, la versión de los hechos que dominó en la prensa de la Capital Federal (favorable en su mayoría a la oposición) quitaba trascendencia histórica a la movilización, reducida a “grupos revoltosos” no representativos del proletariado. Los periódicos socialistas (La Vanguardia) y comunista (Orientación) adjudicaban a Perón la organización de la marcha, mediante la manipulación del lumpen-proletariado (individuos marginales y criminales).

La revista oficial de la CGT prefirió ignorar lo ocurrido el 17 y centrarse en la exaltación de la huelga del 18. Sólo La Época, el único diario importante que apoyaba a Perón, presentaba un relato similar al que luego se transformaría en oficial: el pueblo se había movilizado espontáneamente, a efectos de rescatar a su líder máximo.

Frente a estos hechos, la agitación creció en el seno del movimiento obrero. Entre los trabajadores existía la convicción de que la caída de Perón significaría el triunfo de los sectores capitalistas y la posibilidad de perder las conquistas sociales obtenidas. Por ello, el 17 DE OCTUBRE de 1945, al conocerse la renuncia de Perón, los obreros comenzaron a movilizarse en distintos lugares del país. No sólo hubo paros y manifestaciones espontáneas, sino que muchos gremios -en el Gran Buenos Aires, Rosario, Tucumán- declararon en los hechos una huelga general, desbordando a la conducción de la CGT que la había convocado para el 18 de octubre. La movilización de las masas obreras consiguió la liberación de Perón y aseguró la continuidad de sus conquistas sociales.

Luego de los sucesos del 17 de octubre, el movimiento obrero buscó consolidar su iniciativa política. Esta voluntad se expresó en la creación de un partido obrero: el Partido Laborista (PL). La fundación del nuevo partido fue interpretada por los viejos sindicalistas como la realización de sus reclamos de participación política independiente en el plano político. La carta fundacional del Laborismo prohibía expresamente “el ingreso de personas de ideas reaccionarias o totalitarias y de integrantes de la oligarquía”. Participaron en su creación dirigentes del más variado origen: socialistas, sindicalistas revolucionarios, radicales, independientes y miembros de la CGT. La primera comisión directiva estuvo encabezada por Luis Gay (telefónico) -nombrado presidente del partido- y Cipriano Reyes (del sindicato de la carne de Berisso), como vicepresidente. El resto de los dirigentes eran obreros de más de 15 años en actividad sindical.

El programa del PL proponía la convocatoria a elecciones democráticas y una organización económica y social para el país, basada en una “necesaria redistribución de los ingresos, que mejore los salarios y las condiciones de vida de los trabajadores. La democracia política -sostenía- debe complementarse con la democracia económica”. El PL se mantuvo hasta 1946 y luego de las elecciones, por iniciativa de Perón, fue disuelto. Su lugar fue ocupado por el Partido Peronista.

La versión oficial del acontecimiento fue destinada a transformarse en hegemónica, se fue gestando durante el gobierno de Perón por medio de la propaganda y la elaboración de un ritual que se repetiría todos los años. En 1946, el 17 de octubre fue denominado “Día del pueblo” y declarado feriado nacional por ley del Congreso. El nombre elegido evocaba la lucha de los trabajadores por sus reivindicaciones. Sin embargo, el acto oficial celebró el “Día de la Lealtad”.

Con esta frase, el protagonismo de los trabajares era reemplazado por su adhesión incondicional a un líder. En su discurso, Perón anunció las características que el festejo tendría de ahí en más: se trataría de un diálogo sin mediaciones entre el líder y su pueblo, en el que aquél pediría su ratificación como tal. El ritual reproducía así la certeza dada a la movilización del ’45: la reinstalación de Perón en el poder.

Cuando uno conduce con verdadera pasión, lealtad y sinceridad, es mucho más difícil el puesto del que dirige que el puesto del que ejecuta, y es para eso que debemos formar y preparar, nuestros hombres.

 Juan Domingo Perón

8 de octubre 1895- Nacimiento de Juan Domingo Perón.

 

“Es la mañana del 8 de octubre de 1895. En el patio de una amplia casona de la calle Buenos Aires, en el pueblo de Lobos, un niño de cuatro años ha interrumpido sus juegos. Mario Avelino Perón no entiende bien lo que está sucediendo: su madre, doña Juana, no ha salido ese día de la habitación, un agitado ir y venir de gente extraña lo inquieta y los persistentes berridos que de pronto llenan la casa acaban por intrigarlo. Por fin, su tía Francisca aparece con un recién nacido en brazos. Ha llegado al mundo su hermanito prometido”.

Estas palabras corresponden a una obra titulada Perón, el hombre del destino, editada en febrero de 1974, bajo la dirección de Enrique Pavón Pereyra, cuando todavía vivía el general Juan Domingo Perón.

Controversias


Se ha dicho mucho y se sigue diciendo acerca de la fecha y el lugar de nacimiento de Juan Domingo Perón. Aún hoy se siguen publicando obras escritas por autores nacionales y extranjeros, que ponen en duda estos datos que el Instituto Nacional Juan Domingo Perón entiende como ciertos, basándose en que tanto la obra citada como la biografía escrita sobre Perón en vida, aceptada como real por él mismo, así lo afirman.

Su nacimiento, su infancia repartida entre el campo bonaerense y los rigores de la Patagonia, los cuidados de sus padres y su formación militar, forjaron su personalidad hasta convertirlo en la figura más fuerte que marcó el siglo XX en la República Argentina por sus capacidades de conductor, de gobernante y de estadista.

Su mayor aporte a la patria fue, sin lugar a dudas, su tarea sin descanso por la dignidad de los trabajadores, su sensibilidad para con los más necesitados y su dedicación a los humildes que llevó adelante con tesón, bajo las banderas rectoras de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política.

¡Shaná Tová! Se celebra hoy Rosh Hashaná, el año nuevo judío.

La comunidad judía celebrá el comienzo del año 5778 del calendario hebreo.

La comunidad judía celebra hoy el Rosh Hashaná, el comienzo del año 5778 del calendario hebreo. Con la primera estrella, los festejos se extenderán hasta la tarde del viernes. A lo largo de los siglos y dependiendo de los lugares, el modo de celebrar el Año Nuevo judío (Rosh Hashana, Cabeza del año en hebreo) varió en ritos y comidas.

La tradición apunta a que el año que se inicia sea dulce (motivo de la miel y los dátiles), que la gente sea capaz de la autocrítica y la mejora (la manzana, símbolo del pecado del egoísmo, mojada en la miel para mitigarlo) y darle la capacidad de elegir el propio camino.

El nuevo año judío tiene cuatro acepciones: Rosh Hashaná, que refiere al día de la creación; Iom Ha Din, que se basa en la idea teológica de que mujeres y varones son juzgados por sus acciones; Iom Ha Zikarón, que remite al recuerdo del propio ser y Iom Truá, que alude al despertar de la apatía para asumir las propias elecciones.